Senador Paul: reforma migratoria debe ser prudente

 

 

6 copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copy_copyWASHINGTON - (AP) -- El senador Rand Paul consideró el martes que los inmigrantes sin permiso para estar en el país deberían tener la posibilidad de convertirse en ciudadanos en algún momento, aunque poco después buscó aclarar sus comentarios y señaló que, si bien esas personas no serían deportadas, tampoco pueden encabezar la fila de la naturalización.

La aclaración a las declaraciones de Paul dejó clara la índole delicada del tema para algunos republicanos que no quieren distanciarse de activistas conservadores.

Paul, uno de los republicanos favoritos del grupo conservador Tea Party, explicó que lo que no apoya es la amnistía o un nuevo camino para conseguir la ciudadanía para los aproximadamente 11 millones de inmigrantes sin permiso legal de residencia en el país pero que ya están aquí. Agregó que simplemente cree que esas personas deberían tener la posibilidad de quedarse en el país en lo que llamó un estatus provisional.

"Uno se mete en la fila normal para la ciudadanía, que ya está disponible, así que no es un camino nuevo, es una vía ya existente", dijo Paul ante periodistas.

La disputa subraya la importancia de la semántica en este volátil debate sobre la inmigración, especialmente para un conservador que podría buscar la presidencia en 2016. Los usuarios de Twitter ya llamaban la postura de Paul como "Randmesty" (haciendo un juego entre su nombre de pila y la palabra amnistía en inglés), mientras que el grupo antiinmigración NumbersUSA, consideró su propuesta como "radical" y predijo que los residentes de Kentucky estarían "decepcionados y quizá incluso sorprendidos".

El mismo Paul terminó diciendo a reporteros en una conferencia telefónica que ambas expresiones "amnistía" y "camino a la ciudadanía" debería mejor ser evitadas, porque sólo enturbian el debate y evitan que se realice la reforma migratoria.

"Quedamos atrapados si nos perdemos en esas expresiones", dijo.

Previamente, en un discurso en la Cámara Hispana de Comercio de Estados Unidos, Paul hizo un exhorto a los conservadores para que se involucraran en el debate sobre inmigración, y advirtió que el Partido Republicano corre el riesgo de ser "una minoría permanente" si no se gana la preferencia de más hispanos.

"Comencemos la conversación sobre esos temas reconociendo que no vamos a deportar" a los millones de inmigrantes que ya se encuentran en el país, dijo Paul a la Cámara Hispana.

"La prudencia, la compasión y el ahorro, todo, nos apunta hacia la misma meta: sacar a estos trabajadores de la penumbra para que se conviertan en contribuyentes y sean miembros de la sociedad", agregó.

Antes de la aclaración, las palabras de Paul parecieron el indicio más reciente de la estrategia que ha adoptado el Partido Republicano, tras los reveses electorales importantes que tuvo en 2012, de reforzar su imagen ante los hispanos y otras minorías étnicas, ante el valor de éstos en la política.

En la víspera, el Comité Nacional Republicano recomendó en un informe al partido que apoye una reforma migratoria integral, aunque no mencionó si debe incluir un mecanismo para la obtención de la ciudadanía, punto que los conservadores critican y tachan como una amnistía.

Un grupo bipartidista de senadores avanza hacia la concertación de un acuerdo para una legislación amplia sobre la reforma de la política migratoria del país.

El senador republicano de Kentucky ha dicho que su apoyo a la iniciativa depende de que se refuerce primero la frontera, y el Congreso debe acordar la mejora de la seguridad fronteriza.

El mecanismo a la ciudadanía que el contempla estaría sujeto a otras condiciones que lo convertirían por otro lado en un camino más largo y difícil de transitar para los inmigrantes en situación irregular.

"No habrá reforma migratoria mientras los republicanos conservadores, como yo, no seamos parte de la solución. Estoy aquí para participar de esa conversación y ser parte de la solución", apuntó.

Paul puso de relieve los peligros políticos que los republicanos conservadores enfrentan si apoyan abiertamente que se conceda la nacionalidad a los inmigrantes no autorizados, debido a lo cual jamás utilizó la palabra "ciudadanía" en su discurso de 17 minutos que tuvo una cálida acogida.

Los colaboradores del legislador procuraron enfatizar que Paul está interesado principalmente en la seguridad fronteriza y que se permita a los inmigrantes sin permiso que consigan la condición de trabajador legal a prueba.

Designed by Rocket Theme Llc. | Enhanced by CyberGlobalNet Inc.